Saltear al contenido principal
¿Es Mejor Apagar Y Encender La Caldera O Dejarla Encendida?

¿Es mejor apagar y encender la caldera o dejarla encendida?

La clásica discusión entre vecinos, amigos y familiares: ¿es mejor apagar y encender la caldera o dejarla encendida? En este post, te damos la respuesta. No sólo para que ganes el debate (que nunca está de más), sino para que pueda ahorrar con tu caldera de gas sin comprometer tu bienestar.

Esta información te servirá tanto si tienes calderas Junkers como equipos de otra marca.

¿Cómo funciona la calefacción?

Para saber si pagar la caldera o dejarla encendida, primero, tienes que conocer cómo funcionan estos sistemas. Todos los tipos de calefacción cuentan con el mismo objetivo: aumentar la temperatura de las estancias. Para ello, pueden recurrir a diferentes clases de combustible.

Es fundamental que el sistema posea la capacidad suficiente para calentar el espacio deseado. Si empleamos uno pequeño en un lugar amplio, requerirá de más tiempo y energía para cumplir su función. También puede suceder lo contrario y desperdiciar más energía de la necesaria.

Comparativa: apagar y encender la caldera o dejarla encendida al mínimo

Entonces… ¿Es mejor apagar y encender la caldera o dejarla encendida? Comprobemos el resultado de ambas posibilidades:

Apagar la caldera Dejar la caldera encendida al mínimo
La habitación se enfría poco a poco. La estancia no se enfriará.
No se gastará energía. El gasto de energía es continuo.
Cuando se encienda de nuevo la caldera, el consumo energético aumentará mientras se caldea de nuevo la estancia. En algún momento, el consumo energético puede incrementar por escapes de calor en muros, ventanas y puertas.

¿Qué es mejor para mi bolsillo: apagar la calefacción o dejarla encendida al mínimo?

Apagar la caldera cuando no se necesita y volver a encenderla cuando se requiere calefacción puede parecer que consume más energía inicialmente. Esto se debe a que el sistema de calefacción requiere más energía para calentar los espacios desde una temperatura más baja. Sin embargo, este gasto adicional de energía es generalmente temporal y se compensa con el ahorro obtenido al tener la caldera apagada cuando no se necesita.

Por otro lado, dejar la caldera encendida al mínimo significa que está consumiendo energía constantemente, aunque sea en una cantidad reducida. Aunque el esfuerzo inicial para calentar los espacios es menor, el consumo continuo a lo largo del día puede sumar un coste significativo. Además, esto puede llevar a un desgaste innecesario de los componentes de la caldera, lo que podría afectar su vida útil.

Por lo tanto, en términos generales, apagar y encender la caldera suele ser más económico que dejarla encendida al mínimo durante todo el día. Aunque el proceso de calentamiento inicial pueda requerir más energía, este gasto es inferior al coste acumulado de tener la caldera funcionando constantemente, incluso a un nivel bajo. Además, el uso responsable y eficiente de la caldera puede contribuir a su mantenimiento y prolongar su vida útil, ofreciendo beneficios adicionales a largo plazo.

¿Apagar o no apagar al dormir?

Es recomendable apagar las calderas de gas por la noche. ¿Por qué? Pues porque no es necesario. Al acostarnos, estaremos arropados y tapados. Asimismo, 15-17 grados es una excelente temperatura para dormir.

Encender la calefacción unos minutos al levantarnos resultará bastante más eficiente que mantenerla encendida toda la noche.

De hecho, se estima que la reducción de la calefacción por la noche hará que tus facturas bajen un 10%.

Otra cuestión: ¿Cuánto tiempo estamos fuera de casa?

Lo mejor es usar la caldera teniendo en cuenta el tiempo que pasamos en casa. Si vamos a estar todo el día en el hogar y sólo salimos un rato por la tarde, puedes dejar la calefacción activa. En cambio, si te vas a ir varias horas, opta por apagarla.

Otro truco es desconectarla algo antes de marcharte. Pues la casa no se enfriará nada más quitarla, el calor dura un tiempo. Si apagas la caldera justo al irte, estarías desaprovechando esa energía. Nuestro consejo es desconectarla media hora antes de salir.

Apagar la caldera o dejarla encendida: ¿afecta al medio ambiente?

Por supuesto, ya que la emisión de dióxido de carbono puede aumentar o reducirse en función de la clase de calefacción de la que dispongas. Así que, si la tuya emite grandes cantidades de CO2 y está siempre, el efecto será mayor.

Para que tu caldera sea más eficiente, es aconsejable hacer una puesta a punto, al principio de cada temporada. Por ejemplo, comprueba que los radiadores estén purgados para que trabajen correctamente y puedas aprovechar mejor el calor.

La opción más eficiente, por cierto, es elegir calderas de condensación.

Dejar la calefacción encendida todo el día a la misma temperatura

Dejar la calefacción encendida todo el día a la misma temperatura es una opción que algunas personas pueden considerar, especialmente en días extremadamente fríos o cuando hay necesidades específicas de calefacción constante. Sin embargo, es importante tener en cuenta el impacto que esto puede tener en el consumo energético y en la factura mensual.

Si tienes que poner la calefacción todo el día por algún motivo, ten en cuenta este dato crucial: cada grado menos de temperatura dentro del hogar supone un ahorro de entre un 7 y un 11% en la energía empleada. Esto significa que, incluso si necesitas mantener la calefacción encendida, puedes lograr un ahorro significativo simplemente ajustando la temperatura unos grados más baja. No solo reducirás el consumo de energía, sino que también conllevará un menor gasto a final de mes.

Esta estrategia puede ser especialmente útil en combinación con un cronotermostato, que permite ajustar la temperatura de manera precisa y automática. De esta manera, puedes mantener la comodidad en tu hogar sin incurrir en gastos innecesarios, alineando tus necesidades de calefacción con una gestión energética responsable y eficiente.

¿Cómo programar la calefacción de nuestra casa?

Programar la calefacción de tu hogar es una estrategia inteligente para mantener una temperatura cómoda mientras optimizas el consumo energético. La clave para lograr esto con precisión y eficiencia radica en la elección del dispositivo adecuado para controlar la calefacción.

Desde Caldegas, se aconseja usar un cronotermostato. A diferencia de los termostatos convencionales, este dispositivo digital permite programar el gasto de calefacción en tu vivienda con mucha más precisión. Un cronotermostato te ofrece la posibilidad de establecer diferentes temperaturas para diferentes momentos del día, adaptándose a tus necesidades y rutinas diarias.

Por ejemplo, puedes programar una temperatura más baja durante las horas en que no estés en casa y aumentarla gradualmente antes de tu llegada. De igual manera, puedes reducir la temperatura durante la noche y programarla para que aumente justo antes de levantarte por la mañana. Esta flexibilidad no solo te brinda comodidad sino que también te permite ahorrar en tu factura energética, ya que solo estás utilizando la energía necesaria en los momentos adecuados.

Consejos para apagar la caldera sin congelarte en el intento

Como alternativas a dejar la calefacción encendida, te damos 3 recomendaciones: pon el termostato a 20-21 grados; estar en casa no significa que debas desabrigarte; baja las persianas y corre las cortinas para que el calor no se escape.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 8 =

Presupuesto rápido




    He leído y acepto la Política de Privacidad.

    Esto se cerrará en 0 segundos

    Te ayudamos



      He leído y acepto la Política de Privacidad.

      Esto se cerrará en 0 segundos

      Volver arriba
      Presupuesto gratis